06 diciembre 2006

La crítica

Una crítica de teatro es un texto que pertenece a la esfera de acción del periodismo. Como tal, el lector debe esperar algunas de las mismas cualidades literarias y éticas que debe esperar de cualquier periodista en cualquier medio.

La diferencia fundamental entre un texto crítico y una nota periodística es que el crítico reporta y descifra el hecho estético, el producto final de una producción escénica. Y para ello debe presenciar y escribir sobre la misma obra que el público ve y bajo las mismas condiciones.

Un crítico no es un juez, es un testigo. Por esto, su conciencia ética le exige que cada juicio de valor esté sostenido por un ejemplo concreto y que cada conclusión emerja, inevitable, del discernimiento honesto de la obra en cuestión. El texto crítico es la piedra de toque de un diálogo que le permite al espectador sacar sus propias conclusiones.

No es labor del crítico contar el número de personas que asisten a una función, o si los espectadores rieron o lloraron, aplaudieron o abuchearon, porque todas estas cosas pertenecen al fenómeno social del teatro. El crítico enfoca sus sentidos en el presente: sólo está a prueba lo que ocurre en escena. La trayectoria y la formación de los artistas involucrados son siempre cosa del pasado.

El público como fuerza colectiva es amoral. Busca satisfacer una necesidad muy básica: quiere divertirse. Y tiene derecho a ello porque paga con su dinero para ganarse ese derecho. Quiere placer emocional o intelectual, entretenimiento, y cuando al mismo tiempo recibe iluminación racional o espiritual, la acepta como un valor agregado.

Los actores son igualmente amorales. Se montan sobre sus frágiles egos y con un narcisismo atlético dan saltos al vacío iluminado del escenario para ganar la aceptación y el aplauso de ese público amoral. Y en el camino, muchos de ellos logran algo que roza la divinidad: se convierten a sí mismos en objetos de arte, efímeros en escena, eternos en la memoria.

* Este artículo fue originalmente publicado en La Prensa Gráfica, Marzo 6, 2004. Tomé la fotografía en el 2005 y muestra a Naara Salomón en La gata sobre el tejado ardiente de Tennessee Williams, dirigida por Roberto Salomón.

4 comentarios:

Ixquic* dijo...

Es placentero leer esto, de verdad.

Anónimo dijo...

Es la primera vez que leo una descripción tan clara de las responsabilidades de un crítico de teatro, ojalá y los que dicen hacer crítica lo leyeran.

Claudia dijo...

Me ha gustado muchisimo leer esto..te felicito por aclarar este punto..la verdadera funcion del critico. Para serte franca, mucha gente que conozco se desanima de ir al teatro precisamente cuando los "disque" criticos señalan por ejemplo la poca asistencia...y no sobre la calidad de la obra en si.
Pues creen que si no llega nadie, la obra no vale la pena..

Buen post!!

Solavá dijo...

Gracias por los comentarios. Pero quiero aclarar una cosa. La "función de un crítico" ha sido el tema de muchos libros... y obviamente no puede ser el tema de este post tan breve, que trata más bien de las "responsabilidades de un crítico de teatro", como dice otro comentario. Aunque yo más bien los llamaría criterios de acción, criterios éticos para la praxis de la crítica. Tampoco hay que confundir disciplinas, la "crítica teatral" tiene una función más pragmática que la crítica asociada a otras disciplinas, y se diferencia de los estudios críticos de teatro, que son análisis y valoraciones de otro orden. Lo que diferencia a la crítica teatral o de las artes escénicas o "performativas" es que registra, analiza y comenta algo que es efímero, que se organiza como un conjunto de acciones en un tiempo dado y luego se desvanece para no verse nunca más. En otras palabras, es una quimera.